lunes , 19 octubre 2020

¿CÓMO SE HACE EL TRATAMIENTO MÉDICO EN LA ENDOMETRIOSIS?

 

La endometriosis es una enfermedad relacionada con el ciclo menstrual, de tal manera que la única forma de evitar su aparición es mediante la interrupción de la regla, como ocurre naturalmente durante el embarazo y la menopausia.Cualquier tipo de tratamiento debe tender a minimizar o suspender el flujo menstrual y tener en cuenta los deseos o no de salir embarazada.El tratamiento de esta enfermedad puede ser médico, quirúrgico o una combinación de ambos. En principio el tejido endometrial “crece” con los estrógenos (hormona femenina), se “deja de crecer” por la progesterona (hormona del embarazo) y se “hace más pequeño” (Atrofia) con la administración de andrógenos (hormona masculina).

En las pacientes con deseo de descendencia y endometriosis leve (grado I-II), se le puede dejar sin ningún tratamiento; mientras que en los casos de endometriosis severa (grado III-IV), se debe tener ser más agresivo y, en la mayoría de los casos, la fertilización in vitro es la única alternativa posible.

TRATAMIENTO MÉDICO

Supresión de estrógenos

Debido a que es una enfermedad estrechamente relacionada con los estrógenos, la administración de productos que disminuyan su producción ovárica de estas hormonas puede solucionar el problema, como ocurre con los anticonceptivos orales.

 
Pastillas anticonceptivas

Una nueva formulación para administración de anticonceptivos orales, que contiene levonorgestrel y etinilestradiol, puede en teoría disminuir no sólo los síntomas de la endometriosis sino también la progresión de la enfermedad.

En esta formulación, la usuaria sólo va a tener cuatro reglas al año porque toma una pastilla diaria durante 84 días, seguidos de 7 días de descanso en los que le va a venir la menstruación.

También se puede suprimir la producción de estrógenos mediante la administración de unas sustancias llamadas análogos de GnRH, que tienen una acción sobre el cerebro e inhiben en la producción de las hormonas que estimulan la producción de estrógenos en los ovarios.

Con su uso, la paciente puede presentar síntomas de menopausia como disminución de la libido, sequedad vaginal, calorones, etc. Un inconveniente del uso de los análogos de GnRH es que sólo se pueden administrar por 6 a 12meses porque pueden producir osteoporosis, aunque ésta es reversible.

Disminución o suspensión del flujo menstrual

Si se considera que la causa más probable de la endometriosis es por “menstruación retrógrada”, es de esperar que se si se disminuye o suspende el flujo menstrual se puede alterar la progresión de la enfermedad.

Los “anticonceptivos parenterales”, aquellos compuestos hormonales de depósito que, inyectados por vía intramuscular o colocados como parche transdérmico, implantes subdérmicos, anillo vaginal y endoceptivo, son capaces de prevenir el embarazo. Son convenientes, fáciles de usar y reversibles.

Se llaman de depósito porque, una vez colocados, van liberando la hormona en forma progresiva hacia la circulación, por lo que su efecto se puede prolongar por días, meses o años. Actuan aumentando la viscosidad del moco cervical e impide la penetración de los espermatozoides y, aunque estos son capaces de penetrar un moco espeso, es poco probable que lleguen a las trompas.

Atrofia del endometrio

Se sabe que el uso de hormonas semejantes a las masculinas (andrógenos)  son capaces de hacer que tejido endometriósico se atrofie. Basado en este principio es que apareció el danazol, un derivado sintético de la testosterona que fue introducido en 1971, sin embargo, los efectos secundarios hicieron que perdiera popularidad.

La gestrinona también fue otro medicamento que se utilizó en el tratamiento de la endometriosis; sin embargo, tampoco es popular por sus efectos secundarios, que pueden ser moderados y transitorios, pero algunos como cambios de la voz, aumento del vello e aumento del tamaño del clítoris pueden ser irreversibles.

Fuente de información gracias a: www.fertilab.net

About AENPA

Check Also

La endometriosis y el cáncer de endometrio, tienen un vínculo genético según informes de estudio!

13 de Noviembre de 2018 La endometriosis y el cáncer de endometrio tienen causas genéticas comunes , según una nueva investigación. El …

2 comments

  1. Y que hay con el dinagest? Me lo acaban de recetar . Por favor si alguien supiera de este medicamento

    • Hola Jenny me atrevo a pensar que es Visanne ya que es lo último en el mercado que mandan los médicos, ciertamente es menos los efectos secundarios en comparación con lo que se manejaba con más frecuencia antes Lucrin Arimidex zoladex que eran mucho más fuertes. Te copio algo del compuesto en general:

      Gestágenos
      Los gestágenos (también llamadas progestinas o progestágenos) son hormonas sintéticas derivados o parecidos a la progesterona. Existen diferentes gestágenos, que se diferencian en su forma de aplicación (mediante pastillas o inyectadas) y en su estructura química, aunque la forma de actuar de todos ellos es similar. Los gestágenos causan una bajada moderada de los niveles de estrógenos. Estos no bajan tanto como durante un tratamiento con análogos de GnRH o danazol, lo que hace los gestágenos un poco menos efectivos en cuanto a su capacidad de inactivar los focos de endometriosis, pero también los hace aptos para una medicación prolongada (incluso durante años), ya que sus efectos secundarios, sobre todo los de a largo plazo, también son menores. Los gestágenos suprimen el crecimiento de los implantes de endometriosis e inducen ciertos cambios estructurales en ellos que llevarán a su progresiva degeneración (aunque, como todos los tratamientos hormonales, tampoco pueden curar la enfermedad). La mayoría de las mujeres deja de ovular y menstruar durante el tratamiento, aunque hasta que se instaure esta amenorrea terapéutica pueden pasar algunos meses.

      Algunos gestágenos se comercializan específicamente para el tratamiento de la endometriosis (Visannette®, Orgametril®…), otros como anticonceptivos (Depo-Progevera®, Cerazet®…). Todos ellos se utilizan con éxito en el tratamiento de la endometriosis, y no hay estudios que indican que alguno de ellos tenga una efectividad claramente superior o inferior para este propósito.

      Los gestágenos más utilizados en el tratamiento de la endometriosis y sus nombres comerciales son:

      Medroxiprogesterona: existe en forma de comprimidos (Progevera®) y también como inyectable que se aplica cada 3 meses, también denominado inyección anticonceptiva trimestral (Depo-Progevera®). El inconveniente de la inyección es que, a diferencia de los gestágenos por via oral, el ciclo normal puede tardar bastante en volver a instaurarse después de suspender el tratamiento, en algunos casos hasta un año (con los otros gestágenos no suele tardar más de 1 a 3 meses). Por tanto la inyección no se recomienda a mujeres que desean quedarse embarazadas poco después de acabar el tratamiento. Otro inconveniente de esta forma de administración es que, si aparecieran efectos secundarios, no es posible suspender el tratamiento tan fácilmente como dejar de tomar unas pastillas, sino que hay que esperar hasta que el medicamento deje de actuar y se haya eliminado del cuerpo, es decir al menos 3 meses.
      Noretisterona (Primolut-Nor®): comprimidos comercializados como medicamento contra la endometriosis (entre otras indicaciones)
      Linestrenol (Orgametril®): comprimidos comercializados como medicamento contra la endometriosis (entre otras indicaciones)
      Dienogest (Visannette®/Visanne®, Disven®): comprimidos comercializados como medicamento contra la endometriosis
      Desogestrel (Cerazet®, Azalia®, Nacrez®, Desopop®): comprimidos comercializados como anticonceptivo
      Implante de levonorgestrel (Jadelle®): es un preparado que se comercializa como anticonceptivo, y consiste en dos pequeños tubos de un material plástico que se implantan bajo la piel del brazo. Libera continuamente una pequeña cantidad del gestágeno levonorgestrel, lo que brinda una eficacia anticonceptiva durante 5 años (aunque si se desea, se puede retirar antes). Se ha utilizado para tratar casos de endometriosis, aunque es algo menos efectivo para conseguir una amenorrea que otros preparados gestágenos por la baja dosis de hormonas que libera.
      Implante de etonogestrel (Implanon®): es comparable a los implantes de levonorgestrel en cuanto a su forma de aplicación (un implante de plástico impregnado con la hormona que se inserta bajo la piel del brazo) y su forma de actuar. También se comercializa primariamente como anticonceptivo y es efectivo durante 3 años.
      Dispositivo intrauterino (DIU) impregnado con levonorgestrel (Mirena®), comercializado como anticonceptivo. Es un pequeño dispositivo de plástico con forma de T, que el ginecólogo coloca directamente dentro de la cavidad uterina a través de la vagina y el cuello uterino. Dado que el gestágeno en este caso actúa sobre todo de forma localizada en el útero no es el tratamiento más adecuado para la endometriosis (que se encuentra fuera de la cavidad uterina), pero a veces se utiliza para casos de adenomiosis (focos de endometriosis dentro de la musculatura uterina), donde puede ser muy eficaz para reducir el dolor. Además ha demostrado su eficacia en el tratamiento de la endometriosis localizada en el septo rectovaginal. El DIU Mirena® es eficaz durante unos 5 años, pasados éstos habrá que reemplazarlo. También es posible retirarlo antes, si hiciera falta.

      Durante el tratamiento con gestágenos la aparición de efectos secundarios es frecuente, aunque estos suelen ser leves y más bien molestos que peligrosos. Muchas mujeres los notan sobre todo al principio del tratamiento, y al cabo de 2 o 3 meses van remitiendo. Esto sobre todo es cierto para alteraciones de la menstruación. Lo que se pretende conseguir con la terapia con gestágenos es una amenorrea, es decir que la mujer deje de menstruar. Hasta que esto se alcance las menstruaciones irregulares y los manchados intermenstruales son comunes. Normalmente, esta situación se debería resolver al cabo de unas semanas e instaurarse una amenorrea. Si no es así, vuelve a consultar a tu ginecólogo porque podría ser necesario ajustar la dosis del medicamento o incluso cambiar a otro tipo de gestágeno. Aparte de los sangrados irregulares, los gestágenos pueden tener otros efectos secundarios como pechos dolorosos, retención de líquidos, aumento de peso, dolores de cabeza, quistes ováricos, acné, náuseas y cambios de humor, y en raros casos incluso depresiones. Tras tratamientos prolongados con medroxiprogesterona puede aumentar el riesgo de osteoporosis.

      Los gestágenos normalmente evitan el embarazo, de hecho muchos de ellos se comercializan primariamente como anticonceptivos. Los que se venden como medicamento contra la endometriosis (Orgametril®, Visannette®…) no han sido testados en cuanto a su eficacia anticonceptiva, pero esto no significa que no tengan también este efecto, simplemente no hay datos sobre lo fiables que son para evitar los embarazos. Déjate asesorar por tu ginecólogo sobre si es necesario usar métodos anticonceptivos adicionales con el gestágeno que estas usando.

Deja una respuesta